Discos para gradas

En esta sección podrás encontrar discos para gradas cóncavos lisos y cóncavos dentados, las medidas más utilizadas por los fabricantes de gradas de discos convencionales oscilan entre las 24″ x 5 mm,  26″ x 6 mm y 28″ x 8 mm. Éstos discos se emplean en las labores del campo cuando se va a preparar el terreno para la siembra o en la gestión de residuos

También hay discos de mayor envergadura para manejar el suelo de desmonte, labrar y voltear la tierra. Se pueden utilizar en todo tipo de condiciones del suelo. Éstos discos tienen más amplitud y concavidad, desde 30″ x 9.5mm a los 36″ x 12 mm. 

Discos platillo con resaltediscos de centro plano, que se colocan en las gradas rápidas como Agrisem, Lemken, Ovlac, Potinger y otras.

El mercado de la maquinaria agrícola está en constante actualización por lo que desde un tiempo a esta parte existen diversos modelos de gradas, incorporándose hace unos años las gradas rápidas y/o suspendidas, pueden estar armadas con discos lisos, discos dentados y en nuestro caso ofrecemos el Disco Labrador que tiene mejor penetración en los suelos agrestes de la mayor parte de España.

El Disco Labrador de dientes de sierra es el más adecuado para cortar los residuos más difíciles y penetrar profundamente en el suelo. Tiene una excelente capacidad de triturar los terrones a una velocidad normal de trabajo, y su rendimiento es aún mayor en suelos blandos. Tiene la capacidad de autoafilado, que se produce con el mismo trabajo, mientras frota la superficie del disco con el suelo se produce el auto-afila sin perder su forma.

Todos nuestros discos para gradas son fabricados en acero al boro, que en relación a otro acero usado en el mercado es más resistente a la abrasión y permite soportar esfuerzos superiores, incrementando su vida útil. 

El acero al boro ofrece, después del tratamiento térmico, una dureza y flexibilidad excepcional, dos características esenciales para trabajar la tierra. 

Toda la gama de discos cóncavos cuenta con un borde más afilado de lo normal, el acero utilizado y el tratamiento aplicado hacen un material extremadamente duro y a su vez flexible, lo que ayuda a que los discos de gradas funcionen mejor. 

La dureza que se obtiene en el Temple es de 47-53 HRc. En cambio los aceros con alto contenido en carbono no superan la barrera de los 43 HRC por eso este motivo son más frágiles.

Este borde afilado es ideal para el manejo de residuos de maíz, soja, trigo, cebada genéticamente modificados

De ésta forma se elaboran productos de alta calidad, a precios competitivos.

Certificado ISO9001:2000

Vídeo institucional de la fábrica

Queremos ayudarte. ¡Llámanos!